Una ventana a otro mundo

14 de diciembre de 2008 18:39
Por Emilio Hernández

Cogemos la fotografía y observamos una parte de ese otro mundo que existió. A la izquierda y a la derecha había mucho más. Arriba y abajo no sabemos qué fue lo que no se mostró pero conseguimos imaginarlo. El encuadre nos enseña una pequeña parte de lo que hubo pero también nos sugiere lo que no vimos. El fotógrafo nos empuja a través de su imagen para “tropezarnos” con aquello que le llamó la atención. Pero podemos ver más, mucho más.

Cuando leemos un libro nuestra imaginación crea la escena, completa la descripción física del personaje y proporciona la interminable colección de detalles que “suceden” en ese momento preciso que el autor describe. Con el fotograma hacemos lo mismo: vemos, observamos, imaginamos y construimos la realidad a la que nos estamos asomando. El fotógrafo ha creado una mensajera, es el padre de la fotografía. Y esa mensajera es tan rápida y tan eficiente que en apenas un instante nos regala un mensaje. Esa imagen no es el fin de la comunicación entre fotógrafo y observador; ni siquiera es el objetivo que persigue el autor. Es el libro que debemos leer; es la canción que debemos escuchar, en definitiva, es la ventana que debemos abrir para asomarnos y ver.

Muchas veces pienso que la fotografía es una pieza de un inmenso puzzle. No es ni la pieza más importante ni la menos necesaria. Es exactamente igual que las restantes 999 que completan el mosaico. Una pieza más que recoge un significado concreto de un mensaje global, inmenso y maravilloso que nos toca descubrir.

6 Comentarios a Una ventana a otro mundo

  1. Muy buen texto.

  2. Gracias por abrirnos la mente en ciertos temas que no se suelen pensar. Muy interesante y bien narrado.

    Saludos.

  3. Emilio, como siempre una gozada mirar por las “ventanas que abres”…

    Podemos inferir entonces que el contracampo es igualmente la fotografía; que la conforma y la modifica, que la adjetiva tanto o mas incluso que aquello que sí se muestra en ella.

    Que a la hora de encuadrar, es tan importante lo que mostramos como aquello que se desprende de lo que no mostramos pero la imagen señala de un modo sutil pero, igualmente, presente.

    Un aspecto este que modifica, por ejemplo, las concepciones sobre la composición en fotografía, ya que lo no mostrado, el contracampo, sería entonces un elemento a cuidar en la composición ; ).

    Un abrazo Emilio y gracias

  4. Es una jodida paja mental como decia Harry Callahan mientras sacaba su Magnum 44 el revolver mas potente del mundo vamos “alegrame el dia” con este planteamiento a ningun lado.

    entiendo Alcalu que mas alla del encuadre el leopardo tiene dos patas y cola ya somos dos a los que se le abrio la mente realmente genial.

  5. Gran reflexión.Es como todo en esta vida, que depende de cómo se mire se le da un valor u otro, y en este mundo que nos toca todo es tan ambíguo..

  6. Me gusta la foto y la reflexión van de la mano

He leído y acepto las Condiciones de Participación (obligatorio).