Pensamiento enrevesado

18 de enero de 2008 10:39
Por Sergio Jaén Lara

Rebaño - Sergio de la Torre

Esta mañana me pregunto si no nos hemos dado cuenta del peligro que implica el que el futuro de la fotografía esté ligado a un solo programa de software, de pago y de precio prohibitivo, sin el cual ya no sabemos trabajar.

Me pregunto también si no debemos esforzarnos para apoyar con fuerza otras propuestas, véase The Gimp.

Nadie puede negar las bondades de Photoshop, se trata de un programa excelente, se mire por donde se mire, pero en su excelencia puede ser que también radique su peligro. Ya ejerce un monopolio sobre la edición digital y tiene el poder suficiente para hacernos bailar al son que Adobe desee. Sólo hay que ver como cada nueva edición del programa es sustancialmente mas cara que la anterior.

Abro este debate, deseando también que este software gratuito disponga pronto de capacidad de procesamiento a 16 bits.

P.D.: Habrá quien piense que este post forma parte de mi estrategia para dominar el mundo con telemétricas de bolsillo y diminutos tanques de revelado. Simplemente se trata de una de tantas cuestiones que no puedo dejar de formularme y a las que normalmente no encuentro respuesta.

Foto | Sergio de la Torre

17 Comentarios a Pensamiento enrevesado

  1. Hola.
    Este es el eterno debate, pero no en esto, sino en multitud de aspectos. El problema no es el programa, sino el formato. Apoyar unas herramientas u otras no tiene sentido (cada uno que use lo que más le guste o lo que más funcionalidad le de).
    Lo que sí hay que apoyar es el uso de estándares abiertos, e intentar forzar a las compañías a que los adopten. Si todos usáramos dichos formatos abiertos y nuestras aplicaciones los soportaran, podríamos elegir libremente qué aplicación utilizar según su funcionalidad, potencia y, como no, precio, y no vernos obligados a su uso por cuestiones de compatibilidad.
    Si adobe quiere cobrar por una serie de funcionalidades que otras aplicaciones ya dan, pues es su problema (el cobrar) y el del usuario (el pagar) o no, pero pagar por esas funcionalidades, el entorno o por el soporte que ofrecen, y repito, no porque estemos atados a su formato.
    Es el mismo ejemplo que ocurre con los .doc de microsoft para los documentos de texto. Si se fuerza a que microsoft soporte odt (formato abierto de documentos de texto), pues aunque hipotéticamente desaparezca el word, los ficheros seguirán siendo utilizables por otras aplicaciones que soporten el formato (que es accesible a todos por ser abierto).
    Como resumen. Apoyando los formatos abiertos estaremos fomentando la libre competencia entre aplicaciones, que se esforzarán en ofrecer mejores productos para competir con otros, y no en como cerrar su formato para que no sea editable con otro software que no sea el suyo.
    Un saludo a todos. Felicidades por el blog.

  2. Totalmente de acuerdo, lo mejor sería apostar por estándares abiertos y por el software libre. Gimp es una buena herramienta que mejora día a día. Recomiendo esta web donde hay varios artículos de lo que se puede hacer en fotografía con el software libre:

    http://senabre.myphotos.cc/

    Un saludo.

  3. Hola,

    Primero. Totalmente de acuerdo con Litacos.
    Segundo. Aiinnn que ganicas de ver en el Gimpo las capas de ajuste y los 16 bits. En esta página http://fotolibre.net/ podeis encontrar algunos artículos que hablan de Gimp y flujo de trabajo en RAW.

    Enhorabuena por el Blot, no me pierdo ni una :)

  4. Es cierto que Adobe Photoshop, un excelente programa de tratamiento de imágenes digitales, por no decir el mejor,y al que periódicamente se le dota de significativas mejoras, supone una gran ventaja para un amplio espectro de profesionales que incluye fotógrafos, editores gráficos, diseñadores de diversos ámbitos,etc.

    Pero efectivamente, no es menos cierto que el PVP es muy caro.

    Probablemente Adobe pueda argumentar que el programa es extraordinario (que en mi opinión en buena medida lo es), que es producto del arduo trabajo progresivo durante muchos años de genios como Dve Howe, Scott Cohen, John Peterson, Joe Autt, Cris Rys, Teodor Georgiev y otros muchos grandes expertos en imagen digital
    y que cuando llevamos nuestro coche a reparar al taller frecuentemente nos cobran 300 euros o bastante más que pagamos a tocateja las más veces sin rechistar, etc.

    Pero coincido en que los precios de los programas de tratamiento de imagen y edición digital son muy caros y en ocasiones abusivos.

    Mi opinión personal (puedo estar equivocado) es que quizá sobre todo Adobe y en menor medida las demás empresas fabricantes de programas de tratamiento de imagen digital, se verán obligadas cada vez más a ofrecer mejor relación calidad/precio. La calidad ya llevan bastantes años dándola, no así evidentemente el precio competitivo.

    Pero las actuales circunstancias de mercado y las que probablemente están por venir indican que ofrecer un precio lo más competitivo posible va a ser uno de los argumentos fundamentales de venta.

    Creo que es un sector en crecimiento exponencial y si Adobe cree que siempre va a ser la fuerza dominante, quizá tal pensamiento pueda entrañar riesgos, ya que actualmente la tecnología, el conocimiento, la experiencia y el capital
    son los factores clave y en cualquier momento pueden surgir empresas rivales o bien nuevas corporaciones fundadas por genios que previamente hayan trabajado para las grandes compañías como Adobe.

    Evidentemente, creo que hoy por hoy Adobe tiene tanto los mejores expertos, como el más profundo know-how en este sector e incluso puede que sea la empresa de este ámbito que dispone de más capital riesgo para reinvertir en tecnología, pero las circunstancias de mercado no permiten en mi opinión ni un segundo de relajación y poco a poco pueden ir apareciendo programas de tratamiento de imágenes digitales de otras empresas que se vayan acercando cada vez más a los niveles de calidad ofrecidos por los diversos programas de Adobe: Adobe Photoshop, Adobe Illustrator, etc, y con un precio mucho más competitivo.

    Coincido también en que sería muy peligroso el que el futuro de la fotografía estuviese ligado a un solo programa de software, de pago y de precio prohibitivo, ya que los monopolios son nocivos y además suelen conllevar relajación, suficiencia y prepotencia en quienes los detentan, algo que supone normalmente un freno para la investigación tecnológica.

    Por poner sólo un ejemplo. Hasta hace muy poco, ha tenido lugar una notable prevalencia en la cámaras réflex high end
    full frame por parte de Canon, gracias sobre todo a la gran calidad de sus sensores de formato completo, por ausencia de competencia en este terreno.

    Pues bien, la aparición de la Nikon D3 con su formidable sensor full frame que da una calidad impresionante en sensibilidades muy elevadas por encima de iso 2000 (algo que se consideraba poco menos que imposible hasta hace muy poco)
    y de otras cámaras también de élite como la Olympus E-3 sistema 4/3 o lo nuevo por venir de Pentax que parece ser también bastante interesante (sumadas a la Canon EOS 1 Ds Mark III, la probable nueva 5D, etc) hacen que no exista ya el monopolio (voluntario o involuntario) por parte de ninguna empresa y el que se establezca una competencia que mejora la calidad y evolución tecnológica de los productos y hace que los precios bajen. Es decir, la ausencia de monopolios permite un mayor desarrollo tecnológico de vanguardia y que las empresas luchen por ofrecer precios cada vez más bajos.

    Además, mi opinión personal (puedo estar equivocado) es que aunque los precios vayan a ser algo más bajos, curiosamente las ventas pueden aumentar notablemente, ya que tanto los usuarios de las marcas ya existentes como los potenciales nuevos compradores perciben rápidamente una mejora de las calidades y prestaciones y un precio algo más bajo, lo cual es un reclamo muy fuerte para que compren.

    A diferencia de éste contexto, los monopolios son en mi opinión nocivos o muy nocivos prácticamente en todos los aspectos importantes, ya que además suelen conllevar a veces comportamientos más bien propios de señores feudales de otrora por parte de quienes los ejercen o
    tratan de ejercerlos, lo cual emponzoña notablemente el mercado.

    Creo pues que sería muy bueno para el mercado el que cada vez fueran apareciendo más empresas de alta calidad y precios competitivos dedicadas al desarrollo de softwares de tratamiento de imagen digital, que por otra parte entiendo que los de Adobe son probablemente los más evolucionados fuera del ámbito de las aplicaciones militares.

  5. El tema tiene más miga de la que parece y a pesar de estar de acuerdo con Sergio, creo que hay otros factores que han contribuido a esta situación.
    El primero, pienso, que está en los los inicios de la informática como herramienta de trabajo, en ese momento, el software libre y/o gratuito, no era accesible para todo el mundo, ni era tan fácil (y barato) de distribuir, ni había una oferta realmente competitiva (la facilidad de uso también cuenta), situaciones que ayudaron a que ciertas empresas “implantasen” sus formatos.
    Respecto a la edición gráfica, además de lo dicho, hay que añadir las escasas cualidades de los primeros PC´s en ese aspecto, Adobe y Apple / Mac les superaban de calle y monopolizaban el sector de las artes gráficas (mucho antes de que los fotógrafos empezásemos a manejar el Photoshop ya lo hacían las fotomecánicas para preparar los fotolitos de impresión).
    Y por ultimo, el que para mi es un arma de doble filo, la piratería, por que seamos sinceros, hay mucha más gente usando el Photoshop gracias a que “alguien le ha pasado una copia” que por comprarlo legalmente, si esa situación no fuese tan habitual los programas gratuitos estarían mucho más popularizados y los programas de pago como Photoshop se enfrentarían a una competencia mucho más fuerte, de ese modo, Adobe tendría dos caminos, abaratar los precios para hacer su producto más accesible al comprador ó crear un producto tan superior a su oponente que se convirtiese en insustituible.
    Y una ultima pregunta ¿Si Photoshop no fuese tan “accesible” sería tan utilizado ó sería más utilizado la alternativa gratuita de Gimp u otro similar?

    Un saludo

  6. Hola a todos, por fin viernes!

    Estoy de acuerdo con Litacos en lo de los formatos estándar. Eso es sano por definición aunque no sé si serviría para mucho: Tenemos varios estándares, especialmente Tiff, y sin embargo todo el mundo se empeña en usar .psd .
    Por otro lado la competencia es muy flojita, el único que puede hacer algo digno es Gimp, pero tiene un interfaz horroroso. También juega a favor del monopolio el hecho de que los pocos programas que no son de Adobe tienden a copiar la funcionalidad de Ps, no ofrecen nada nuevo. Y la verdad, puestos a piratear (no seamos hipócritas, el 90% de los usuarios de Ps no lo han pagado) preferimos el Ps y no una copia que hace lo mismo pero no se usarlo.
    De todas formas es un tema difícil. Una vez creado un monopolio es muy difícil quitarlo. No hay más que ver la pelea con Windows, aunque no hay que perder la esperanza.
    Buen fin de semana y que hagais muchas fotos!!

  7. Para evitar lo que ocurrió por ejemplo con los sistemas de video 2000, beta y vhs (un auténtico desmadre en el que al final prevaleció el vhs que además no era el mejor),tal y como se ha comentado anteriormente, convendría la creación de un standard de imagen de alta calidad en formato RAW o DNG, ya que hoy por hoy la cosa está un poco convulsa y parece que no se sabe que pueda ocurrir no ya a largo plazo, sino lo que es peor a medio plazo, ya que en el entorno digital las cosas avanzan con una velocidad tremenda.
    Está claro que mucha gente utiliza el standard JPEG, que en algunas cámaras digitales entry-level y semiprofesionales
    ha alcanzado una calidad bastante digna y en JPEG Fine puede servir para bastantes cosas.
    Pero a nivel profesional,el RAW es la elección dominante, ya que extrae la máxima información posible del archivo digital, permite un mayor margen para el error y su posterior corrección, posibilita obtener mayor gama tonal y calidad de imagen global, etc.
    Pero si la cosa continúa por la vereda de que frecuentemente exista un RAW o DNG propiedad de cada marca y no se asienta un standard de imagen de alta calidad sino que coexisten diferentes (de alta o muy alta calidad) pero distintos (lo cual también puede comportar ventajas como el que cada marca aporte unos niveles de calidad y peculiaridad en su RAW o DNG
    que estime convenientes), realmente es difícil pronosticar lo que pueda pasar, unido ello al hecho de que como se señalaba en el texto de esta entrada existe un riesgo anexo de que un programa
    de software de la marca que fuere ejerza una muy fuerte influencia y predominio en el sector.
    No sé, es un tema complejo.

  8. Es verdad que Adobe no tiene hoy por hoy prácticamente competencia y sus programas son hegemónicos, marcando la pauta para los de otras empresas que siempre o casi siempre hasta ahora han ido a remolque y teniéndo a Adobe siempre como referencia para hacer todo o casi todo.

    Pero es que además de la extraordinaria calidad y múltiples aplicaciones del Adobe Photoshop que le convierten en un medio utilísimo para profesionales de todo tipo que trabajen con imagen, se de ley reconocer que desde el principio, aparte del tema del precio, Adobe ha hecho las cosas bien, mejor dicho muy bien.

    En 1987 los hermanos Knoll (en especial el genio Thomas Knoll) sacaron el primer embrión de Photoshop como programa
    para Macintosh Plus que mostraba imágenes en escala de grises en un monitor monocromo y poco a poco lo fueron mejorando hasta convertirlo en un bastante completo para la época programa de edición de imagen denominado Image Pro,al que meses después Thomas Knoll dió el nombre de Photoshop.

    Thomas Knoll se dió cuenta de que tenía en sus manos una auténtica bomba de hidrógeno policromática que habría de cambiar el devenir de la historia de la fotografía,del retoque, de la edición gráfica y de muchos conceptos que se consideraban poco menos que inamovibles, ya que lo analógico, con casi doscientos años de experiencia había alcanzado unos niveles excepcionales de calidad pero estaba llegando cerca de los límites de sus posibilidades.

    Hacía falta pues un cambio, acorde con los nuevos tiempos, que permitiera nuevas alternativas visuales, fotográficas, artísticas y por ende mayores facilidades
    ,comodidad a la hora de trabajar,aceleración de los tiempos de entrega, limpieza, reducción de espacio en cuanto a instalaciones, etc, ya que el analógico referencial producía unos niveles de calidad excepcionales pero a costa de unos costes de producción altos,
    necesidad de instalaciones grandes o una habitación completa dedicada a ello,productos químicos nocivos,tiempos de espera en revelado y positivado,ralentización de la entrega de las fotografías en el mercado moderno donde la velocidad es un factor clave, etc, etc.

    Se imponía pues un cambio, ya que aunque el analógico era y sigue siendo en gama superalta la referencia (con cámaras de formato medio y gran formato+scanner de tambor o bien directamente mediante el método tradicional con ampliadora), el sistema estaba llegando a los confines de sus posibilidades y además presentaba muchas limitaciones para su aplicación masiva tanto a nivel aficionado como profesional en el mercado actual, sobre todo desde un punto de vista práctico y de salida del producto.

    Adobe fue una de las primeras empresas importantes que se anticipó a lo que iba a ser en gran manera el futuro y acertó de pleno, apostando en 1988 por el programa Adobe Photoshop que Thomas Knoll
    presentó en la sede de Apple en el valle del Silicio en California, donde tanto los mejores ingenieros de Apple como Russel Brown, Director de Arte de Adobe (y hombre de gran sensibilidad con profundísimos conocimientos artísticos diacrónicos de diferentes estilos en pintura, escultura, grabado, fotografía, etc) quedaron impresionados tanto por lo que ofrecía en ese momento, totalmente innovador y rompedor, como por sus inmensas posibilidades de desarrollo y mejora.

    Es decir, el programa Adobe Photoshop nace en un contexto referencial de máximo nivel posible: el genio Thomas Knoll+los mejores ingenieros de informática de Apple+un grandísimo experto en arte. Todos sin excepción coincidieron en el carácter termonuclear del bebé que tenían en sus manos.

    Y decidieron mimarlo desde ese momento en adelante.

    Adobe tuvo la enorme inteligencia y visión de comprar a Thomas Knoll y su hermano la licencia por el programa y a partir de ese momento, comenzaron a contratar a los mejores ingenieros y expertos en imagen digital del mundo para seguir con la gran obra de Adobe Photoshop, con la premisa tácita de mejorarlo año tras año, a ser posible de modo sustancial.

    De este modo, Photoshop 1 fue lanzado en 1990 exclusivamente para Macintosh y posteriormente, con periodicidad anual irían apareciendo las sucesivas versiones
    (incluyendo las diseñadas para entorno PC)que habrían de asombrar al mundo con su amplísima gama de posibilidades y prestaciones que han sido una gran ayuda para una amplísima gama de profesionales de la fotografía, edición gráfica, diseñadores de todo tipo, etc, etc, hasta tal punto que en gran medida hoy en día forma parte consustancial de nuestras vidas.

    Pero lo verdaderamente alucinante ha sido la capacidad de mejora progresiva de Adobe introduciendo con mucha frecuencia mejoras impresionantes y muy significativas en cada nueva saga del ya mítico programa, hasta llegar a la última versión, la actual Adobe Photoshop 10 CS3
    lanzado al mercado en 2007 que entre otros delicatessen ofrece aplicación de filtros no destructivos,nueva selección de herramientas Quick Selection y Refine Edge y ya si añadimos el Photoshop CS3 Extended sumamos sobresalientes capacidades para la creación de imágenes 3D, científicas e incluso para la creación y edición de vídeo de calidad profesional, a lo cual hay que añadir también enormes mejoras en las curvas de RAWs procedentes de diversas cámaras digitales y controles de impresión, herramientas de clonación y healing todavía más optimizadas,fastuoso nuevo control de conversión a blanco y negro, etc.

    Chapeau!

  9. si pero no es oro todo lo que reluce pasa muchas veces que si se abre un raw con procesadores distintos no va igual unos dan
    mejor enfoque que otros y además ¿qué pasa si dentro de algunos años cambia el soporte informatico para esos raws?

  10. Queda por ver también la evolución del mercado, que cada vez se adentrará más profundamente en la senda de la creación de imágenes de alta y muy alta gama dinámica HDR marcada ya por el soporte HDR 32 bits potenciado, ofrecido por Adobe Photoshop CS3 y probablemente ésto pueda afectar a cada uno de los aspectos y fases de la elaboración de la imagen así como a cada uno de los sistemas del workflow de la imagen, que experimentará modificaciones en cuanto a los medios de captura,almacenamiento,edición y output.

  11. Hay una empresa de softwares de imagen que empieza a despuntar,se llama LucisArt Image y diseña programas de tratamiento de imagen especiales para fotógrafos. Hace poco pude usar la versión actual y da un detalle buenísimo en luces y sombras,incluso en las áreas más extremas.Parece ser que modifica sin degradación las relaciones entre píxels,aunque por el momento solo trabaja con imágenes rgb de 8 bit y también con escala de grises,pero el próximo verano van a lanzar el LucisArt Pro para fotógrafos en Windows y Macintosh que manejará imágenes de 16 bit y tratará cada canal rgb por separado

  12. Esperemos que con los raw no haya ninguna guerra de formatos como empieza a haber ya entre el HD DVD y el Blue Ray.Hace poco Toshiba ha tenido que bajar los precios de sus reproductores DVD de Alta Definición un 50% porque parece que las grandes empresas de cine de Hollywood apuestan más por el Blue Ray -cuyo principal abanderado es Sony-.Podría ocurrir incluso que el DVD HD desapareciera cuando mucha gente ni siquiera lo conoce y no llegan al 0´1% del total de los hogares los que disponen de este formato.Alucinante

  13. Cada vez iremos viendo mayores maravillas tecnológicas en el campo de los softwares de imagen que irán mejorando con versiones sucesivas mejoradas de modo espectacular en cada nueva edición.
    Por ejemplo el software Photosynth de manipulación de imagen que genera asombrosos espacios multidimensionales con características de navegación y zoom
    que hasta hace muy poco parecían imposibles.Se han hecho pruebas con fotografías de lugares famosos y se puede hacer zoom en cada una de ellas para obtener un grado de detalle extremadamente fino de cualquier punto de la imagen y verlo con calidad asombrosa, optimizando al máximo posible la calidad de los reencuadres.
    Además, el programa es muy útil también para arquitectura, ya que como ha demostrado Blaise Aguera, arquitecto de Microsoft, el programa es capaz decrear fotos digitales en 3D de gran calidad así como de unir fotos estáticas en una sinergia de espacios navegables con las ya mencionadas posibilidades de reencuadre a partir de zonas muy pequeñas de la imagen sin pérdida de calidad al realizar el escalado para agrandar el tamaño de la imagen.

  14. Yo cuestiono que la tridimensionalidad forme parte de la fotografía.

  15. Curiosamente cuanto más aparentemente se democratiza el uso de la fotografía por el común de ciudadanos, cuanto más propietarios somos de aparatos para producir fotografías, menos propietarios somos de ellas. Los softwares propietarios en buena medida nos expropian este derecho que puede parecer indudable pero no lo es. Cuando tienes un raw en película es tuyo, no pasa lo mismo cuando es digital. De forma puramente predigital puedes actuarlo en una ampliadora de hace cuarenta años. En cambio el raw estrictamente digital no sigue ese camino, siempre necesita de un software que sea capaz de realizarlo. En diez años que llevamos en esta nueva etapa ya surgen problemas, y en los diez siguientes todo apunta a que serán mayores. El más que probable cambio de formatos de imagen digital creo que va a acendrar esta casuística quizá incluso hasta llevarnos a la paranoia. De esta última se van a nutrir proveedores de software de tratamiento y de hardware de almacenamiento. En aras de este fabuloso negocio que pagamos a escote, nos volveremos más paranoicos cuanto menos propietarios y poseedores de nuestras propias imágenes. El poder que nos corresponde como ciudadanos consumidores mundiales debiera decantarnos hacia softwres no propietarios. Pero es una tendencia sólo factible para los líderes y avanzados de las nuevas tecnologías. Cuando todos seamos capaces de utilizar el photoshop, y otros programas, digamos a una cuarta parte de su potencial, trastear con el Gimp, y otros, será más factible. Redundancia en el archivado y en el tratamiento me llevan a pensar lo bueno que sería para mi economía invertir en acciones de Adobe y en quien lleve el peso de almacenaje en diversas posibilidades de backup.

    Salud y saludos.

  16. Quizá tengas buena parte de razón.
    Los fotógrafos llevan más de 150 años haciendo fotos 3D mediante cámaras estereoscópicas que obtienen imágenes basadas en el pricipio básico de que el sistema de visión humano es bifocal, con dos ojos que distan pocos centímetros entre sí.

    Según ello, cuando miramos algo la imagen que vemos mediante el ojo izquierdo es ligeramente diferente de la que vemos cuando utilizamos el ojo derecho, ya que la separción de los ojos crea un triángulo entre el objeto que se está viendo y los dos ojos de la persona que mira. Y con estos parámetros el cerebro calcula la distancia de los objetos digamos dentro del escenario. Y ello confiere al ser humano visión 3D.

    Esto hace que si nos tapamos un ojo e intentamos coger algo situado sobre una mesa, nos sintamos raros, porque nuestro cerebro no puede triangular la distancia exacta al objeto. Y en buena medida, al extender la mano para agarrar el objeto, nos cuesta mucho más que si tuviéramos ambos ojos sin tapar, ya que con un solo jo activo se pierde la visión estereoscópica.

    Es cierto que el cerebro en este contexto recurre a la solución de mergencia de echar mano de modo retroactivo a su experiencia y aunque de modo más lento, conseguiremos coger el objeto con la mano.

    Lo que ocurre es que además del tema de la distancia, hay otros conceptos importantes inherentes a la visión 3D y la fotografía estereoscópica. Por ejemplo, si miramos con ambos ojos sin tapar el objeto comentado anteriormente,algunas zonas de este objeto sólo podrán ser vistas por el ojo izquierdo y otras por el derecho y en buena medida es esta información visual extra la que crea un auténtico efecto 3D, ya que el cerebro asimilará la información procedente del ojo izquierdo y la combinará con la información captada por el ojo derecho, y de la mezcla de ambas formará una auténtica imagen 3D.

    Este principio es el que se aplica en la fotografía estereoscópica desde la segunda mitad del siglo XIX hasta hoy en día, intentando recrear las dos imágenes que habrían sido vistas por el ojo izquierdo y el derecho, lo cual implicaría tomar dos imágenes casi idénticas.

    Grosso modo, podría decirse que la cosa consiste en tomar una foto del objeto o tema enfocando la cámara por ejemplo a través del ojo derecho y después el fotógrafo movería la cámara hacia su ojo izquierdo y sacaría otra foto del mismo motivo u objeto que está siendo fotografiado. Se tendrían pues dos imágenes, una digamos tomada a través del ojo derecho y la otra a través del ojo izquierdo. A continuación,las dos imágenes han de ser vistas poniéndolas una al lado de otra, y exige cierta fatiga mental y algo de curva de aprendizaje el acostumbrarse a ello y tratar de unir visual y mentalmente las dos imágenes en una.

    En los años noventa compré una cámara FED Stereo rusa y no me acostumbré al mundo de la fotografía estereoscópica y aunque en fotografía siempre ha habido diseñadores de superélite que han intentado obtener a veces y según con que ópticas efecto tridimensional en la medida de lo posible, creo que la tridimensionalidad es mucho más apta para el mundo de la arquitectura, diseño, programas como el 3D Studio Max para modelados, y animaciones, etc.

  17. Reformulemos:

    “Esta mañana me pregunto si no nos hemos dado cuenta del peligro que implica el que el futuro de la fotografía esté ligado a una serie de cámaras de precio prohibitivo, sin las cuales ya no sabemos trabajar.”

He leído y acepto las Condiciones de Participación (obligatorio).