Atrapando almas

23 de enero de 2008 3:20
Por Sergio Jaén Lara

Atrapando almas - tiavir
Siempre creí necesaria la religión como motivo de calma, un mástil al que agarrarse cuando nada se comprende, para que se ocupe de buscar un trasfondo a nuestros actos, un principio generador y también un fin, un motivo ( a veces un ¡por que si!). Necesitamos completar todas aquellas lagunas que nuestro conocimiento no consigue explicar (aunque muchas veces tampoco deseamos hacerlo).

La religión es el único descuido permitido por estas tierras. Como occidentales nos tenemos por evolucionados y por ello despojados de supercherías, de creencias que no puedan ser explicadas científicamente. Eso es de gente intelectualmente pobre, de barrios con ropa tendida en las ventanas; eso es propio de gente de otros lares, gente que gusta de vestir taparrabos. En algunos de estos pueblos “inferiores” se impide la posibilidad de ser “cazado” de verse despojado de su alma por ese extraño aparato que muchos hombres blancos utilizan. No hace demasiado que un chamán chileno decidió suicidarse al ser fotografiado por un turista. Pobre idiota, !Acaso no sabía que lo único que la cámara capta es la luz!

Pero de nuevo erramos, es imposible separar al hombre de un instinto que tiende al cielo, por mucho que queramos quedarnos en la tierra. Nuestras supercherías no son las suyas, son otras y no por ello mejores. Evitamos que fotografíen a nuestros hijos y queremos explicarlo con la pedofilia, pero tiene que ver mas con el celo, con un cuidado extremo, obsesivo, instintivo. Otro ejemplo puede ser el cuidado que reciben las fotografías de nuestros seres amados, porque realmente parte de su alma queda reflejada en ese trozo de papel que contemplamos de vez en cuando. De hecho no hay mejor manera de certificar la rotura absoluta de un romance que el hacer añicos la fotografía de el ser que amábamos.

No somos tan racionales, por lo menos no tanto como creemos, lo prefiero así, me da miedo la gente excesivamente realista, además de ser tremendamente aburrida.

(Sólo así conseguiré explicarme por que guardo tu foto en un cajón.)

Foto (c) Tiavir

8 Comentarios a Atrapando almas

  1. No quiero pasar por aquí sin dejar constancia de cómo valoro vuestra iniciativa.

    Hacen falta, en mi opinión, espacios como este para que los fotógrafos, algunos una suerte de “chamanes” también, tengan la oportunidad de deshacerse del “embrujo” de la historia de su propio medio.

    Es demasiado común que los fotógrafos confundamos referente con fotografía, y es así como nos empeñamos en afinar nuestro lenguaje aparente (la técnica) y nuestro arsenal de “anti-nantis” (cámaras, software, editores…) para certificar la indisolubilidad realidad-fotografía.

    Nada mas lejos de lo que acontece realmente en la materia procesual que tratamos: La fotografía se alza sobre al referente y despega de su inmutabilidad para abrir el abanico del poder de la sugerencia, del simbolismo, de la Magia.

    La fotografía se conjuga en un tiempo verbal casi en desuso: El futuro anterior; Esto es, lo que puede ocurrir a partir de un diferencial de tiempo extraído de la historia, detenido por la levedad de un tiempo de obturación que tiende a “cero”.
    A partir de aquí, el referente gana su esencia plural y abierta a mil opciones.

    La complicidad del que mira después la foto, hace el resto.

    Como veis, este es un tema que me apasiona…de ahí la chapaza condensada de arriba.

    Tiavir, he visitado tu espacio en Flickr. Es un trabajo excelente en mi opinión y, desde luego, lleno de Magia.

    He llegado hasta aquí a través del blog de Emilio.
    Emilio, un abrazo.

  2. Gracias por tus palabras Joseba. Es un placer tenerte también en foto36.

    Este artículo del amigo Sergio es una muestra fantástica de sentimiento, sensibilidad y “magia fotográfica”. Apoderarnos del tiempo es el deseo insatisfecho del ser humano. Esa necesidad de parar el presente o de revivir el pasado es lo que nos trae de cabeza a más de uno.

    La frase “no hay mejor manera de certificar la rotura absoluta de un romance que el hacer añicos la fotografía de el ser que amábamos” creo que es el mejor ejemplo y el brillante remate final a este artículo. Necesitamos una pizca de irracionalidad y de fantasía en la vida.
    Probablemente nuestra mejor foto siempre sea aquella que encierre un poco de nosotros, de lo que amamos y nunca deseamos perder por culpa de ese dichoso tiempo que no se detiene.

  3. coincido con joseba,el simbolismo y la magia son muy importantes en fotografía

  4. ¿Acaso captar la luz que desprende lo que tienes delante no es magia.?

  5. Impresionante Sintaxis para una Escala de Grises by Joseba y sublime para mi gusto la foto Elizkizun magikoa aterpean.
    Ya quisiera yo hacer fotos así

  6. Pues yo no, yo soy de esos, de los aburridos.

    Yo soy de esas personas que la realidad nos parece tan alucinante que no necesitamos inventar hadas y duendes para añadir un barniz de magia a las cosas.

    También tengo una foto de ella en el cajón, aun sabiendo que el amor es física y química como dijo severo ochoa… a mi me basta para sentir lo mismo que vosotros.

  7. El otro día estuve hablando con un compañero sobre este post y me contó algo realmente interesante. Informaban en un noticiario sobre el incendio en un edificio. Los propietarios de las viviendas, vestidos con albornoces y batas veían como todo lo que poseían se estaba quemando.
    Una reportera entrevista micrófono en mano a uno de aquellos desafortunados vecinos y formula la pregunta mas sencilla: ¿Cómo se encuentra? , la respuesta fué cuanto menos sorprendente: “Muy mal, acabo de perder las fotos de mi familia”

  8. Sergio, esto último que has escrito es algo sobre lo que deberíamos reflexionar. Poniéndome en el lugar de esa persona que habia perdido todas las fotos de su familia, creo que es algo muy doloroso por un motivo no racional pero tremendamente emotivo. ¿Perdemos con ello el pasado de la familia? Poco menos que sí. Esto parece corroborar que entendemos las fotos como trocitos de nuestra vida, pedazos de alma de aquellas personas queridas. Sería interesante un estudio psicológico de este asunto.
    Un abrazo

He leído y acepto las Condiciones de Participación (obligatorio).